La poesía
salvará a la
humanidad

Poesía, arte y literatura

-nos queda la palabra-

La poesía es un arma
cargada de futuro.


Gabriel Celaya 

Estamos muy próximos
a lo grande,
cuando somos
grandes en humildad
.

            
Rabindranath Tagore

ESTE AMOR

Pleurotalis



Pleurotalis
 
Querían colonizarla
prostituirla
venderla a mercaderes
para que pasara
de mano en mano
dejándoles suculentos
beneficios.

Pero no pudieron
por más que lo intentaron
con un bloqueo que se prolonga
en el tiempo
al igual que la tortura que ejercen
sobre el ser humano.

Floreció
entre los manglares
de la Isla
como espuma de arcoíris
arena blanca
arrecife de esperanza.
 
 
 
 

Subir

LA SOLEDAD



LA SOLEDAD
 
Hace unos días, paseé por la Gran Vía de Madrid. Nunca he sentido aprecio por la ciudad donde ha transcurrido la mayor parte de mi vida. Me mudé a las afueras hace diez años y no echo de menos sus calles ni sus plazas. Sólo me inspiran cierta nostalgia los parques, verdaderas islas que esbozan el espejismo de una existencia tranquila y solitaria. Siempre he parecido una persona extrovertida y comunicativa, pero nunca he ignorado que esa forma de ser sólo era una máscara concebida para disimular mi inseguridad, una estrepitosa huida hacia adelante que algunos confundían con aplomo, ambición o engreimiento. No advierto ninguno de esos rasgos en mi carácter. La verdad es que el contacto con los demás me hace daño. Por eso, he escogido vivir relativamente aislado, reduciendo cada vez más mi círculo de amistades. Sería absurdo atribuir esta decisión a la arrogancia. No contemplo a mis semejantes con desprecio, pero me han lastimado muchas veces y no quiero exponerme a nuevas desilusiones. Soy bipolar y mis emociones son como una copa de cristal. Pueden romperse con facilidad y clavarse en la carne, provocando heridas profundas. Si el dolor psíquico dejara huellas en la piel, yo tendría la apariencia de un lienzo ferozmente apuñalado.
No me importa que mis días se copien unos a otros, intentando reproducir la misma rutina. Esa semejanza se parece a la eternidad, donde nada acontece y no hay pérdidas ni desengaños. Pocas cosas suceden en mi vida: los árboles del jardín pierden sus hojas en otoño y florecen en primavera; el cielo se aclara o se oscurece, anunciando el cambio de estación; los campos de trigo transitan del verde al amarillo y se tiñen de ocre cuando el hombre remueve sus entrañas; los cernícalos acechan a las palomas y a veces acaban con su vidas, ensangrentando el firmamento; los perros aúllan al oír las campanas de la iglesia, con un miedo atávico, ancestral; de vez en cuando se escuchan las esquilas de los rebaños o el lejano rumor de un riachuelo y cada mañana el espejo me recuerda que envejezco, con nuevas canas y nuevas manchas en la piel. Cuando paseo, rehúyo las zonas más frecuentadas. Hay un camino de asfalto pintado de rojo, con farolas y pinos a los lados. Desemboca en un estanque con patos y cisnes. Es el recorrido preferido de las familias con niños y de los que se acercan por primera vez al pueblo. Es un trayecto corto y bullicioso, donde los extraños intercambian saludos, prescindiendo de la reserva de las grandes ciudades. Sólo realizo ese recorrido los días de diario, preferiblemente por las mañanas, cuando es bastante improbable cruzarse con otro paseante. Al llegar al estanque, observo a los patos y los cisnes. A veces, nadan tranquilamente o abandonan el agua, esperando que les arroje algo de comida. En otras ocasiones, se pelean, pero sus riñas suelen ser breves e incruentas. En cierta medida, se parecen al ser humano, aunque en nuestra especie las reyertas pueden convertirse en guerras de exterminio. Los mecanismos naturales para inhibir la violencia han desaparecido, desplazados por las patologías de nuestra cultura, que incita a la destrucción del otro, del diferente, del que se opone a nuestros deseos o, simplemente, invade nuestro espacio.
La mayoría de las veces sigo los caminos rurales, casi siempre desiertos. La estepa castellana escatima la sombra y el frescor, pero a cambio prodiga horizontes interminables, que evocan la inmensidad del mar. De hecho, el movimiento de su manto de trigo o cebada se parece a un océano tranquilo, con olas de escasa envergadura y un sonido adormecedor. Su enorme vacío no me hace sentir insignificante, sino afortunado. No experimento la sensación de ser un punto minúsculo en una vastedad inabarcable. La naturaleza me parece infinitamente más acogedora que el ser humano. No está hecha a la medida del hombre, pues el hombre no es la medida del universo y su papel no es acomodar las cosas a su tamaño, sino ser el testigo de una grandeza que desborda su capacidad de comprensión. La naturaleza es un misterio inescrutable. La razón sólo logra agitar su superficie, lanzando palabras que dibujan ondas efímeras. Cuando hace unas semanas paseaba por Madrid, no experimentaba nada parecido. Las calles del centro sólo me producían tristeza y desolación. Las prostitutas y los mendigos revelaban la profunda insolidaridad de una sociedad que incumple la obligación de tender la mano al infortunado. Algunos mendigos eran drogodependientes; otros parecían alcohólicos, enfermos mentales o simples trabajadores en paro, que habían agotado sus subsidios y habían extendido un cartón en el suelo, sin otra compañía que un perro o un gato que dormitaban entre sus brazos. Sus miradas reflejaban derrota, abandono, desesperanza. Sus manos negras y sus mejillas deshidratadas eran el pecado de todos, pero casi nadie les prestaba atención, presuponiendo que su desgracia era tan inevitable como una riada o un incendio. Sólo lograba despertar la compasión de los transeúntes una señora mayor, de unos setenta años, bien vestida y con la mano tímidamente extendida. Tal vez porque su aspecto aún no se había deteriorado y muchos la percibían como algo cercano, casi una advertencia sobre lo que podría sucederle a cualquiera. Algunos se detenían y le daban unas monedas. Otros desviaban la mirada, con el espanto del que se observa en un espejo y descubre una horrible deformidad.
¿Es posible amar la soledad y albergar sentimientos de fraternidad? Creo que sí. Yo, por lo menos, no he perdido la capacidad de afligirme e indignarme con la desdicha ajena, pero evito el contacto humano, pues casi siempre me produce dolor, desasosiego o frustración. Mi soledad no es absoluta, pues he conocido el amor de la pareja, los amigos y la familia. Eso sí, mi entorno se reduce a una sola persona que respeta mi necesidad de vivir al margen de muchas cosas. No me agobia, acepta mis rarezas, excusa mis defectos y se muestra indulgente con mis contradicciones. Nuestra convivencia podría llamarse soledad compartida. Durante mi breve incursión en Madrid, hice un pequeño viaje en metro. Mientras bajaba las escaleras mecánicas, me crucé con un joven de aspecto universitario, que subía en dirección opuesta. Delgado, con el rostro aniñado y uno ojos azules apesadumbrados e insomnes, tardé en reconocer que era yo treinta años atrás, pensando en el futuro, con una mezcla de miedo y esperanza. No sabía qué me reservaba la vida, pero intuía que el dolor me acompañaría hasta el final. Intenté llamar mi atención, agitando la mano, pero el joven desapareció escaleras arriba, confundiéndose con otros viajeros. Ahora me alegro de que no reparara en mi presencia. No habría logrado ahorrarle ningún fracaso o sinsabor. Su viaje hacia la soledad era tan inevitable como mi regreso a mi soledad cotidiana. Mis palabras no le eximirían de un largo y áspero aprendizaje, que le enseñaría a amar la soledad y a contemplar el vacío como una forma de plenitud.
 
 
 


Subir

PROGRESOS



PROGRESOS

 

Bullen los suburbios, se
       extienden
febriles, en maderas,
chapas oxidadas y
       bolsas
de consorcio; y así luce
       el progreso,
con perros, con cardos
       y con zanjas,
así como en un mapa
vasto de lo que se
       cuece
y lo que talla, entre sol
       y sol,
lágrima y lágrima, que
       las noches
duras abrazan de viejo
       hedor
y de intemperie.

 

Eduardo Dalter

 



Subir

Vuelo



Vuelo

 

 

Si un día pudiera ser viento
quisiera ser ola
entre las alas
de tus acantilados

espuma de arcoíris
en las cúspides
del universo

para mirarme
en la ventana
de tu espacio
y caminar
con tus chanclas
de pétalos
en flor.

 



Subir

Es hora ya de levantar el vuelo...



Es hora ya de levantar el vuelo...

 

Es hora ya de levantar el vuelo,
corazón, dócil ave migratoria.
Se ha terminado tu presente historia,
y otra escribe sus trazos por el cielo.

No hay tiempo de sentir el desconsuelo;
sigue la vida, urgente y transitoria.
Muda la meta de tu trayectoria,
y rasga del mañana el hondo velo.

Si el sentimiento, más desobediente,
se niega al natural imperativo,
álzate tú, versátil y valiente.

Tu oficio es cotidiano y decisivo:
mientras alumbre el sol, serás ardiente;
mientras dure la vida, estarás vivo.

 

Antonio Gala

 

http://www.poemas-del-alma.com/antonio-gala-es-hora-ya-de-levantar-el-vuelo.htm

 

 



Subir

Reto mágico



Reto mágico 

En estos días inciertos
apretar dientes para intentar soles
sin importar la bruma sobre las plazas
el apuro insatisfecho de las gentes
la desidia de los Diarios
la bronca transportista de sueños rotos
acaso le importe al sol del amanecer
le ocupe a la luna de esta noche
tal vez se pierdan todas las estrellas
nada es incierto en el universo
en este parpadeo del alba
donde sólo somos granos de arena transitando el infinito
con pretensión de reyes desoímos lo que murmuró el viento
lo extraviado en la queja del arroyo
la placidez que existía debajo del pinar
nada de esto se ha perdido
en estos días inciertos.

Sólo una batalla.

 

 

DIANA POBLET - del libro DESDE LA RAÍZ — con Mario Ernesto Sabbatella



Subir

COLOR DE LA ROSA



COLOR DE LA ROSA 

 

A Hugo Rafael Chávez Frías



"¿De qué color será la rosa que junto a tu alma alcemos?
Roja será la rosa que recuerde tu paso".


Pablo Neruda



¿De qué color será la rosa? Roja
será la rosa en el azul del sueño,
roja será la rosa en el empeño
por ver el rumbo que la tierra escoja.

Siendo roja ninguno la deshoja
si no es el pobre cuando frunce el ceño
en su azarosa búsqueda del leño
para el fogón que alguno le despoja.

Roja será la rosa en el camino,
en el viento, en la muerte, en la arboleda,
la Tierra toda vestirá de rojo.

Sólo, entonces, el hombre peregrino,
en medio de esta horrenda polvareda,
marchará alegre y sin ningún sonrojo.

 

PABLO MORA

 



Subir

Homilía papal



Homilía papal 

 

No maten más niños
no sigan votando a corruptos
que trafican con la miseria humana

pues son todos Uds. igual de responsables
de la invasión de países
de la venta de armas
de la colaboración con el terrorismo de estado
impuesto por el capitalismo neoliberal
de EEUU e Israel.

No maten más niños
no sigan votando
a quienes nos meten en invasiones
genocidios, asesinatos premeditados
sin ni siquiera cumplir con el
requisito de consultarnos.

No destruyan el futuro
no sigan votando a los corruptos
que una y otra vez destruyen
todo atisbo de vida y progreso.

Tengan dignidad
repudien de una vez
a los capitalistas
que, por complicidad,
también los hacen partícipes
del asesinato a gran escala
de niños y seres inocentes.

No maten más niños
no vendan más armas
no convivan más con la impunidad
de mandatarios que los someten al engaño
la esclavitud, la corrupción y la delincuencia.

Salgan de una vez de la OTAN
del EURO y del genocidio belicista
de EEUU e Israel.

Dios es revolucionario y comunista,
no comulguen con una iglesia
que detesta la teología de la liberación

no maten más niños
rebélense
no sigan matando el futuro hoy
tal vez mañana sea tarde.

 



Subir

ser de su ser



ser de su ser 

 

Todos hemos nacido para ser
Navegantes en una travesía
De segundos, minutos, horas, días
Que sumarán y se verán caer

En la limpieza o en la porquería:
En el limpio corazón de una mujer
O en la sucia minucia de no ser
Su hijo, su hermano, su novio, su guía;

No ser el que recibe y da su canto,
No ser el que recibe y da su estambre,
No ser el que recibe y da su llanto,

No ser el que procura calmar su hambre
De siglos ya convertido en espanto:
Y hacer, junto con ella, un solo enjambre.




Julio Carmona

 

http://mesterdeobreria.blogspot.com.es/2012/03/julio-carmona-ser-de-su-ser.html

 



Subir

REGALO A LEWIS CARROLL



REGALO A LEWIS CARROLL*

En el día de su no cumpleaños

 

*Dibujo: ”ODA a Lewis Carroll” de Ray Respall Rojas.
La Habana. Cuba.

 

Un Conejo cruza el horizonte como una flecha
-eso también lo sabe el Sombrerero Loco-.

Hay un acertijo que resolver.
Salgo en su busca al País de Las Sombras:
Sigo al Maestro de Ceremonias.

Atravieso un inmenso tablero
donde todo transcurre al revés;
evito jugar al croquet con la Reina.

He llegado al centro de su historia
-si es que esa historia puede tener centro-
guiado por la sonrisa del Gato: Allí lo descubro.

Yace recostado en un trono invisible,
cientos de naipes le hacen reverencias,
Grifo y Pájaro Dodo le sirven el té.

Duerme... Temo despertar al Matemático;
tal vez si lo hiciera, el Mundo dejaría de existir.
Pero mi incertidumbre es mayor que mi prudencia:

-¿Dónde está la Verdad?
¿La de mi vida, de estos seres?
Silencio... Entreabre los párpados y susurra.

Sus palabras forman extrañas vocales de niebla
que ejércitos de niños aún por nacer
recogen en el hueco de sus manos.

-Siempre ha estado dentro de ti
Ella es una Flor Eterna...
Yo soy sólo un soñador soñando un sueño.




*De Ray Respall Rojas.
La Habana. Cuba.

 

http://inventivasocial.blogspot.com.es/2013/02/mientras-el-hacha-corta-el-corazon-del.html

 



Subir

LOS PAJAROS AZULES



LOS PAJAROS AZULES

 

 

Dejo a orillas de tus párpados
el primer beso de este amanecer
leve como un suspiro
aromado como un azahar
alado como el trayecto del río
hacia la mar



Con él podrás recorrer el envés
de los espejos
socavar las tinieblas y empinarte
hasta las alturas del adagio
que tejen en las madrugadas
los pájaros azules



foto y texto
mery sananes

 

http://embusteria.blogspot.com.es/2013/01/los-pajaros-azules.html

 



Subir

holocausto insomne



holocausto insomne

 

Imagen: The Antikythera Mechanism

 

“Todo para nosotros y nada para los demás parece haber sido la ruin máxima de los amos de la humanidad en las diversas épocas de la historia. Los grandes propietarios de nuestra época prefieren tener un par de hebillas de zapatos con diamantes o algo igual de frívolo e inútil a proporcionar el mantenimiento o, lo que es lo mismo, el precio del mantenimiento de mil hombres al año. Donde hay una gran riqueza esta manera de actuar forma parte de la naturaleza de los seres humanos. Así como también forma parte de la condición humana la búsqueda de la justicia, la igualdad y la felicidad para todos.”

Adam Smith “La Riqueza de las Naciones”, 1776
(Tomado del artículo; LA “PUERTA GIRATORIA” Y EL EXPOLIO DE LOS BIENES PÚBLICOS (I)

 

se cae la noche
un día más
la luna tiembla
de frío
y nadie la espera
en los océanos
de la desesperanza
la hormiga
tiende puentes
entre el arco iris
de la Vía Láctea
y los nenúfares que anuncian
el amanecer
me desmorono insomne
sobre los huesos del dinosaurio
que alumbra avenidas
y tu corazón es
un resplandor de farolas
que florece en todas las avenidas
todos los manglares
arrecifes, riachuelos
malecones de estrellas
que el universo lleva
como canicas, encantos
de un juego de amor
que la vida nos dio
vuela, vuela y es abeja
o ruiseñor
se queda con el canto
la copla o el chasquido
de la fuente
y llama, llama que llama
el volcán la sigue
la iguana le implora y es musgo
del atardecer
le tiende lianas
en las selvas
del ensueño
pero el ser humano
se resquebraja
se rompe y cae
en un vacío
que no es negro ni noche
ni nada que se parezca
por eso
se queda solo
tan solo
que ni dios es capaz de escucharle
apenas le cartografían
telediarios corruptos
que anuncian
su explosivo detonador
de balas que matan
minas que explosionan
bombas que dinamitan
todo el sentir, vivir y ser
para ser qué
nada más que nada
en una aurora de días
que sólo le deja un nicho
de carbón
bombas, detritus nauseabundos
de su propio devenir
holocausto insomne

 

 



Subir

LACUNA




LACUNA

 

En los vacíos entre el tiempo y el perdón
Entre el amor y la añoranza.
En los vacíos entre la gracia y la fe
Entre los diamantes y la tosquedad.
En los vacíos entre la lucha y la libertad
Entre el pecio y las perlas.
En los vacíos entre la tierra y el cielo
Entre la angustia y la recuperación.
En los vacíos entre la oscuridad y el amanecer
Entre la memoria y el alivio.
En los vacíos entre prueba y promesas
En los vacíos entre el amor y la pérdida
Encontrándote.

 

Al Hunter

 

http://www.palabradelmundo.cult.cu/poema/lacuna

 



Subir

Seguidores